Luis Lombardero

CEO ITED. luis.lombardero@institutoted.com

  • Inicio
    Inicio Todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Consultores
    Consultores Buscar.
  • Archivos
    Archivos Contiene una lista de todos los artículos de blog que se habían publicado anteriormente.

La revolución de 'Internet de las Cosas' (IoT), ¿qué es y para qué sirve?

'Internet de las cosas' o 'Internet de los objetos', es la tecnología que desde su nacimiento en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), está revolucionando las relaciones de los objetos que se conectan en Internet entre sí y de éstos con las personas, ofreciendo un sinfín de datos útiles en tiempo real.  Su evolución está determinando significativos cambios en las empresas y la economía, así como en la sociedad en general.

Electrodomésticos inteligentes que avisan a los usuarios de la fecha de caducidad de los alimentos y de la finalización de la colada, iluminación inteligente en las ciudades, inodoros que analizan la orina y ofrecen recomendaciones sobre la dieta alimentaria. Calzado deportivo que registra las estadísticas de los paseos de sus usuarios. Cepillos de dientes que alertan de la necesidad de visitar al dentista y automóviles inteligentes sin conductor. Balizas informativas digitales que ofrecen mensajes personalizados a los transeúntes... son solo algunas de las funcionalidades ya existentes que ofrece esta tecnología basada en la trasmisión y procesamiento inteligente de datos.

Interconectados

El sistema RFID (radio frequency identification, identificación por radiofrecuencia), permite integrar un chip de pocos milímetros en cualquier objeto del hogar, del trabajo o de la ciudad para poder procesar y transmitir información a partir del mismo de manera constante. Se calcula que en 2020, entre 22.000 y 50.000 millones de dispositivos estarán conectados a Internet con el fin de proporcionar a los ciudadanos una larga serie de servicios y aplicaciones inteligentes encaminadas a facilitar la gestión de las empresas y la vida de las personas.

A grandes rasgos, la idea inicial de conectar máquinas entre sí, machine to machine (M2M), para que pudieran comunicarse entre sí por medio de redes locales trajo grandes ventajas en el sector industrial, ya que permitía programar las cadenas de producción y la fabricación en serie.

Cuando los costes de tecnologías como los sistemas de identificación por radio frecuencia (RFID) se redujeron, el uso de internet se popularizó y comenzaron a producirse sensores más pequeños, más baratos y con menor consumo de energía, se incrementó el interés por conectar objetos entre sí para manejarlos de forma remota. Este paso se corresponde con el concepto de Internet de las Cosas (IoE) que Kevin Ashton, profesor del MIT, definió de la siguiente forma: “El IoT es el mundo en el que cada objeto tiene una identidad virtual propia y capacidad potencial para integrarse e interactuar de manera independiente en la Red con cualquier otro individuo, ya sea una máquina (M2M) o un humano”.

Hoy en día, dando un paso más, se habla de Internet de Todas las Cosas (IoE) para explicar las posibilidades que ofrece añadir la conexión de objetos con personas a la ya existente conexión de objetos entre sí. De esta forma, además de las máquinas y robots en las fábricas, en nuestros hogares los electrodomésticos, la calefacción, la iluminación o la seguridad estarán conectados entre ellos. Por otro lado, se hará habitual que las personas llevemos en nuestra vida diaria dispositivos como gafas de realidad virtual o aumentada, pulseras con datos de salud, smartwatchs o ropa que regula nuestra temperatura. IoE es hacer todas las cosas más inteligentes para hacer la vida más fácil.

¿Cómo funciona?

Internet de las CosasInternet de las cosas puede representarse a través de una pulsera, reloj inteligente o de un dispositivo móvil. Éstos le sirven al usuario para enviar instrucciones que permiten gobernar el coche o los elementos funcionales de su casa por medio de distintas aplicaciones.  El móvil le sirve para geoposicionar su coche, para no perderlo, abrirlo, marcar las rutas en el GPS y en un futuro muy cercano para llamarlo para que acuda a buscarle o enviarle a aparcar entre otras muchas utilidades que se irán incorporando a los automóviles.

Estos dispositivos también pueden programar las aplicaciones digitales inteligentes de los hogares, obteniendo información de seguridad y confort. El sistema permite, por ejemplo, modificar la programación de la calefacción si va a llegar antes de lo habitual. Todo ello funciona por medio de sensores y actuadores conectados por redes inalámbricas escalables y dinámicas que conectan los objetos entre sí y con las personas. 

Oportunidades para las empresas y la economía (digital)

Cloud-computing-reportajeHistóricamente, los avances en el desarrollo económico han sido impulsados por las tecnologías que han permitido desarrollar nuevos productos y servicios y aumentar la productividad. El impacto tecnológico que va a dar lugar a la economía digital estará liderado por las tecnologías emergentes soportadas por Internet. Pero un Internet con otros usos. Su impacto será mucho más generalizado y más significativo en términos de aportación al desarrollo económico y, en definitiva, abrirán paso a una nueva era productiva: la era de la economía digital.

Internet de Todas las Cosas se sirve de la computación en la nube, la movilidad y el Big Data para desarrollar aplicaciones que han dado lugar al concepto de Smart Cities o ciudades inteligentes o de Smart Factory o Industria 4.0. 

En adelante, estas tecnologías aún emergentes ofrecerán muchas posibilidades a las empresas tradicionales. Sus aplicaciones en las Ciudades Inteligentes y el desarrollo de servicios e infraestructuras para una movilidad inteligente, las aplicaciones digitales para el ahorro energético y el control medioambiental o la atención remota a los mayores, donde la presencia física en el territorio es una ventaja competitiva, darán paso al desarrollo de nuevos productos y servicios. A la vez, son actividades con modelos de negocio claros, es decir, que permiten generar ingresos y los servicios no se pueden piratear.

Big-data-reportajeLos empresarios y directivos que entiendan que gran parte de las nuevas actividades pasan por la Internet de Todas las Cosas, es decir, por conectar de manera inteligente cosas y personas, ya tienen definido cómo poner el foco en la innovación, independientemente de cuál sea su sector. Para entender las oportunidades económicas de Internet de Todas las Cosas, resulta muy útil hacerse un mapa mental que ubique el conjunto de tecnologías emergentes y las relacione como un sistema, ya que las combinaciones de todas ellas son las que están permitiendo la transformación digital de las empresas tradicionales y modificando los productos, los servicios o la relación con los clientes. La gran potencialidad económica está en las relaciones de unas tecnologías con otras.

La transformación digital es hoy la gran preocupación de la mayoría de los directivos de las empresas. Dicha transformación se basa en innovar en productos y servicios cambiando la naturaleza de los mismos. Fundamentalmente consiste en la hibridación entre productos físicos y servicios virtuales o en la conexión de productos, servicios, cosas y personas de forma inteligente.

Por otro lado, la computación en la nube, que permite el acceso a la información desde cualquier lugar, es la que ha provocado al enorme crecimiento de los móviles, convirtiéndolos en el dispositivo más utilizado para acceder a Internet. 

Al mismo tiempo, esto ha dado lugar a un creciente volumen de datos que, procesados por Big Data, nos permiten tener una información muy relevante y con gran valor económico.

Tiempo de grandes cambios

La transformación será mucho más profunda que lo que está suponiendo actualmente.  Nos afectará a las personas en todo nuestro entorno. A mi entender IoE será en poco tiempo la tecnología de uso general, como lo ha sido hasta el momento la electricidad.  A este respecto se está dando una situación muy interesante en los últimos meses que indica una nueva tendencia y que puede significar un paso enorme en la rapidez de la implantación de Internet de Todas las Cosas. Se trata de la convergencia entre IoE y el mundo de la electricidad. La electricidad puede ser la plataforma natural de desarrollo rápido de IoE, por disponer de unas infraestructuras ya instaladas con grandes posibilidades por el ahorro de costes que esto puede significar.

Pensemos en las ciudades y en nuestros domicilios. La infraestructura eléctrica está presente en todos sus ámbitos y ésta puede dar soporte a numerosas aplicaciones de Internet de Todas las Cosas. De hecho, la investigación en la tecnología sin cables está dando muy buenos resultados. Por ejemplo, en los Ángeles se están colocando farolas con bombillas LED que, además de iluminar, suministran wifi a los ciudadanos. En otras ciudades también se están utilizando las farolas para ofrecer otros servicios como el suministro de energía para la recarga del coche eléctrico. 

En los centros comerciales se está haciendo uso de las bombillas LED para seguir el recorrido de los clientes y enviar notificaciones sobre ofertas y promociones a través de los móviles. Muchas aplicaciones de la domótica están recurriendo a utilizar los campos magnéticos para manejar sin cables los diferentes sistemas de control del domicilio.

En cuanto a las oficinas, los muebles inteligentes permiten evitar el cableado tradicional para alimentar los ordenadores o cargar los móviles. Por medio de la tecnología Anywire de transmisión de datos por red eléctrica, se conseguirá minimizar el cableado de los dispositivos integrados y las estanterías serán auto-organizativas, entre otras funcionalidades.

En nuestros domicilios podremos conectar y controlar “todas las cosas” y las ciudades se transformarán. Pero también afectará a la gran mayoría de la población activa de los países desarrollados y emergentes. La industria del automóvil ha iniciado la transformación digital de los vehículos, incorporando sensores que ofrecen nuevos servicios digitales relacionados con la seguridad o el confort: conectividad a Internet, manos libres con reconocimiento de voz, contacto directo con el taller en caso de avería, geolocalización en caso de accidente o radares que indican la cercanía de otros coches si nos salimos del carril.

Pronto los automóviles eléctricos serán accesibles y los vehículos sin conductor estarán presentes en nuestras carreteras. Se están desencadenando innovaciones también en la forma de fabricar, instalar y gestionar estos nuevos productos y servicios, por lo que tendremos que cambiar radicalmente nuestras competencias profesionales.

En el consumo, los millennials posiblemente no van a pasar en su vida por una oficina bancaria física, sino que pagarán con el móvil y usarán la banca digital. Esto seguramente va hacer desaparecer las tarjetas de crédito ya que pagaremos directamente contra nuestra cuenta bancaria.

Durante los primeros 25 años de vida un joven millennial habrá jugado 5.000 horas con juegos interactivos, habrá enviado 250.000 e-mails, sms o whasap, habrá utilizado 10.000 horas en el móvil, habrá pasado más horas en Internet- Youtube que viendo televisión.

Su educación habrá transcurrido entre pizarras interactivas, métodos de aprendizaje basados en la gamificación en las aulas, el e-Learning o completara su formación con varios Mooc, acrónimo en inglés de Massive Online Open Courses (ó Cursos online masivos y abiertos) que son la evolución de desde las plataformas educativas cerradas a entornos de aprendizaje abiertos desde una concepción conectivista, donde la creación del conocimiento se basa en el establecimiento de conexiones que ofrecen más posibilidades de aprendizaje.

El trabajo se realiza cada vez más con aplicaciones en la nube, en movilidad, utilizando videoconferencia para trabajar desde en equipo cualquier parte, correo electrónico, e-comercio, web, marketing digital, infraestructura de Internet.

El ocio discurre en gran parte en las redes sociales, viendo contenidos multimedia, animaciones, utilizando al Smart TV para hacer programaciones personalizadas, consolas, las webs series, video en demanda, YouTube. Videojuegos con realidad virtual, realidad aumentada, o representación inmersiva en 3D.

La nueva sociedad digitalizada e interconectada

Smart Cities o Ciudades-inteligentesNuestra vida cotidiana se desarrolla en gran medida en las ciudades. En 2050 el 70% de la población vivirá en grandes urbes. Por ello, un ejemplo muy significativo del impacto que supondrá IoE en desde el punto de vista económico lo tenemos en el desarrollo de las Smart Cities donde estas tecnologías van a tener un gran protagonismo.

Actualmente, desde el Instituto de Talento y Empresa Digital, por encargo de la Federación Madrileña de Municipios- FMM, un grupo de expertos trabajamos en la puesta en marcha del Proyecto Municipios Inteligentes – MUNIN para los municipios de Madrid.  Desarrollar las ciudades del futuro y gestionar las mismas de forma inteligente supone tener en cuenta a los ciudadanos, personas y las empresas.

El Modelo Europeo de Smart Cities, y los seis grandes ámbitos que abarca nos dan una idea de cómo van a influir en nuestras vidas Las actuaciones relacionadas con el desarrollo de nuevas plataformas tecnológicas para las administraciones, la incorporación de tecnología a la movilidad, el medio ambiente, las infraestructuras, la educación o la formación. Las entidades de estudios de tendencias pronostican un crecimiento exponencial de las inversiones en las Smart Cities. Para el año 2020 el mercado mundial de Smart Cities podría alcanzar un valor de 1,5 trillones de dólares. Tanto la Unión Europea como la administración española cuentan con programas de apoyo a proyectos piloto que permitirán movilizar la inversión privada en las ciudades que contemplan la necesidad de introducir grandes cambios en el sistema educativo, en el sanitario, o en el control del medio ambiente.

Por ejemplo, en el nuevo hospital de Oviedo los medicamentos son repartidos por robots. En la tele-asistencia se están utilizando sensores en cosas como los colchones, o las zapatillas, para tener monitorizados a las personas mayores o enfermos crónicos.

En la recogida de residuos se está incorporado a los contenedores un pequeño sensor que indica cuándo están llenos y se deben recoger. Mediante Internet de Todas las Cosas (IoE) cada depósito está conectado a una plataforma tecnológica a la que transmite información. Una aplicación de Big Data, analiza los datos y envía las instrucciones a la flota de camiones para definir la ruta de recogida. La tecnología permite un servicio más eficiente a los ciudadanos, con un importante ahorro de costes para la empresa.

Industria 4.0A las aplicaciones de Internet de Todas las Cosas (Internet of Everything-IoE), Big Data, automatización, robótica e impresión 3D, se las denomina Industria 4.0. Este nuevo concepto fue acuñado por Alemania y permite hacer las fábricas más inteligentes y competitivas. Además, hace posibles nuevos modelos productivos con mayor equilibrio entre los sectores, donde la fabricación esté más cerca de los clientes para permitir fabricar productos más personalizados. Nuevas industrias ya están apareciendo con el concepto de personalizar los productos. En el sector de la alimentación, por ejemplo, hay una empresa que ofrece a los clientes un simulador web que les permite personalizar su desayuno. Los clientes entran en la web y utilizan un simulador para rellenar su bote eligiendo los componentes de cereales y frutas, comprobar las calorías y poner su nombre en el bote. Una vez confeccionado el desayuno, lo reciben en 24 horas en su domicilio.

Por su parte, los parquímetros digitales van a permitir en poco tiempo no sólo pagar con aplicaciones desde el móvil sino conocer donde hay una plaza disponible cerca de nuestro destino y reservarla al subirnos al coche. Con estas medidas y otras relacionadas con la movilidad en la ciudad se calcula que ahorraremos un 30% del tiempo que invertimos en desplazamientos urbanos.

Ya no hay lugar a dudas sobre la importancia decisiva en nuestra sociedad de la 'normalización' del uso de Internet de las Cosas, porque tal y como afirma Hans Vestberg , CEO de Ericsson, las repercusiones serán considerables: «Si una persona se conecta a la red, le cambia la vida. Pero si todas las cosas y objetos se conectan, es el mundo el que cambia.»

 

Blog publicado desde Madrid, España Ver mapa más grande
URL de las referencias para esta entrada

Comentarios

 Descubre con ITED el poder de la transformación digital
en las empresas, productos, servicios y personas...

Empresas

LIDLearning
ATUC
ADEA
El Corte Inglés
Suona Comunicación
La Salle International Graduate School
Colegio
CEDEU
Logo CECABANK
Puertos del Estado
IDG
Jooble
ESRI
FADE
ECOMT
Cámara de Navarra
Avanda Consultores
AEC
Fundación Ingeniero Jorge Juan
Gentalia
Adif
itSMF
Colegio Ingenieros Navales Y Oceanicos
Rosetta Stone
AEDIPE

Log in