Luis Lombardero

CEO ITED. luis.lombardero@institutoted.com

  • Inicio
    Inicio Todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Consultores
    Consultores Buscar.
  • Archivos
    Archivos Contiene una lista de todos los artículos de blog que se habían publicado anteriormente.

No perdamos el tren de la Economía Digital

Las declaraciones de impuestos de Google, Amazon y las redes sociales, así como las acusaciones de prácticas monopolistas por parte de directivos de los mayores grupos de telecomunicaciones,  volvían a poner la atención en el retraso de Europa en la economía de la información, actividad de la que Estados Unidos ha obtenido grandes beneficios, construyendo un mercado global para sus productos.

España y Europa todavía pueden (y deben) subirse a la economía digital, aprovechando el impulso de la nueva máquina que supone las tecnologías emergentes como Internet de Todas las Cosas, las Ciudades Inteligentes o Industria 4.0, que pueden permitir mantener la fabricación industrial en la UE, una condición necesaria para situarse en una economía digital que impacte positivamente en el desarrollo económico y el empleo. 

El descontento de los líderes empresariales con Google o Facebook y el resto de redes sociales globales, las mayores empresas de publicidad on line por sus prácticas monopolísticas en Internet o el software de código cerrado que pasan los costes al sector de las telecomunicaciones y limitan la innovación, se ha expresado con toda contundencia. Además se ha visto acompañado por el rechazo ciudadano a unas prácticas que vulneran todos los principios de responsabilidad corporativa, que no crean empleo donde hacen negocio, y sistemáticamente recurren a la erosión de sus bases fiscales mediante la colocación del beneficio para no pagar impuestos.

A pesar de que el 40% de los ingresos de la red y el 30 % de los benéficos vayan a Estados Unidos, allí las voces críticas también son habituales. Ahora con varias décadas de desarrollo de Internet, empezamos a tener la suficiente perspectiva histórica, para constatar que no todo lo que se presenta como disruptivo, es desinteresado ni sinónimo de progreso de la humanidad.  Internet es un a día de hoy una maquina muy eficaz para comprar libros, hacer la compra, o como red de comunicación, pero no para darle un empujón a la ciencia, la innovación o el conocimiento, enfoque que formaba parte de sus orígenes. Y esto no es por casualidad, tiene que ver con su configuración limitada, que ha pasado de ser una red al servicio de la ciencia y el mundo académico, a un instrumento de publicidad y comercio electrónico global.

Ranking Europeo de Digitalización

Es cierto que Europa ha perdido el tren de la economía de la información en buscadores, redes sociales, y en el control en la distribución de los contenidos digitales por la agresión de Amazon a este sector. A esto hay que sumar la ausencia actual en la fabricación de smartphone y tabletas. Esto es un serio problema con difícil solución a corto plazo que necesita un enfoque diferente. Si los europeos queremos ir abriendo paso a otra realidad, debemos ser precisos con los términos y en las estrategias para superar esta situación. Hasta el momento solo salió de la estación el tren con vagones de la economía de la información, en la que los actores de la misma han puesto toda su capacidad publicitaria para hacernos creer que la transformación digital de una empresa se mide por su presencia en las redes sociales.  

Otros usos de Internet son posibles. Este es el momento adecuado, para enganchar los vagones de la economía digital y subirnos a al tren. Las tecnologías emergentes están comenzando a hacer posible  a una nueva fase de trasformación digital de los sectores tradicionales de servicios e industriales. Está transformación digital que permite la hibridación física y virtual, tendrá un alcance de carácter trasversal a todos los sectores.   Su impacto será mucho más generalizado y más significativo en términos de aportación al conjunto del PIB, e ira acompañado de cambio profundos en la organización de las empresas y en la forma de trabajar, modificando las competencias necesarias. En definitiva abrirán el paso a una nueva era productiva: la de la economía digital.

Integración de la tecnología Digital en los países europeos

En  busca de un reequilibrio de la producción industrial en la UE

En las actuales tecnologías emergentes podemos distinguir dos grupos, unas más de carácter facilitador como la computación en la nube y la utilización de los grandes datos para actividades de marketing, de uso más general y en las que el negocio se puede gestionar de forma global y centralizada (desde Silicón Valley). En estas actividades es fácil prever la continuidad del dominio por parte de Estados Unidos con los datos alojados en las grandes granjas de servidores de Google, Amazon o Apple.

Por ello, la oportunidad para nuestro país y EU está en Internet de Todas las Cosas o Internet Of Everything (IoE) y sus  aplicaciones a las Ciudades inteligentes e  Industria 4.0 que pueden dar lugar a un nuevo reequilibrio industrial global frente al actual dominio del primer fabricante mundial, la industria China.

¿Porque está apuesta estratégica? Son varias las razones a su favor. En primer lugar porque en la UE el sector industrial ha sido el motor del desarrollo y la garantía de estabilidad económica de la mayoría de los países miembros. El PIB industrial en Europa a pesar de que a nivel global se ha duplicado entre el año 2000 y el 20012, ha retrocedido en los últimos años. Seguir perdiendo peso en el sector industrial, es un problema de consecuencias irreparables para nuestro futuro.

La industria es un  catalizador fundamental para la innovación, los servicios especializados como el financiero, las TIC, la logística, la salud o la educación, pero también el que apoya el desarrollo de las infraestructuras de transporte y movilidad.  La capacidad de fabricar es un motor esencial de creación de conocimiento, innovación, desarrollo de competencias y prosperidad económica. La capacidad industrial  es el mayor predictor de una economía exitosa. Las economías de servicios sin un equilibrio industrial, contrariamente a lo que se cree habitualmente,  pueden terminar siendo economías de segunda fila. Para entender esto, solo es necesario pensar en España sin la industria del automóvil o la farmacéutica o la metalmecánica.

Los servicios de las Ciudades Inteligentes, como las infraestructuras para una movilidad inteligente en las ciudades, las aplicaciones digitales el ahorro energético  y el control medioambiental, o la atención remota a los mayores, no se pueden gestionar centralizadamente y de forma global; es necesario estar implantado en el territorio para implantar y gestionar los servicios. Las expectativas de negocio han hecho nacer en nuestro país un gran ecosistema digital compuesto por empresas tradicionales, la Alianza Inercia, una alianza multisectorial que reúne a siete  asociaciones empresariales que representa a más de 6.000 empresas.

Me detendré en Industria 4.0; el concepto acuñado por el gobierno alemán y diversas empresas industriales se refiere a una cuarta revolución industrial, en la  que aplicación de Internet de Todas las Cosas (IoE) que permiten añadir sensores y hacer las máquinas más inteligentes y más intuitivas para las personas,  ofrece nuevas posibilidades en el sector industrial como la capacidad de conectar a nivel global máquinas inteligentes,  análisis de datos y personas en el trabajo para mejorar el I+D+i, la fabricación industrial, el mantenimiento, el control de calidad, la logística y la distribución. 

Industria 4.0 ha constituido un consorcio que trabaja que en proyectos de alta tecnología industrial, la opción para mantener la producción industrial en países de altos salarios. En los próximos años, los desarrollos tecnológicos que se realicen bajo el paraguas de (IoE) e  Industria 4.0 van a permitir producir con economías de escalas menores, costes razonables y menor inversión. En resumen, veremos como el peso de los costes industriales disminuye frente a los costes logísticos.

La apuesta por la fábrica inteligente, en realidad es una línea de continuidad en la que hay  que profundizar a mayor velocidad. La relación de la industria con la tecnología y las redes de comunicación viene de lejos. Incluso antes de internet, los grandes grupos industriales han contribuido en gran medida al desarrollo de las redes informáticas. La deslocalización de la industria se hizo en gran parte gracias a los enlaces de red,  tecnologías permisivas, que permitieron el camino a la dispersión de las plantas de producción. Las tecnologías emergentes puedes contribuir a un reequilibrio de las capacidades de producir, volviendo a reubicar parte de la fabricación, evitando el desajunte entre los lugares donde se produce y donde se consumen los productos, dando lugar a costes logísticos, medioambientales y humanos no sostenibles.

Mercedes Benz apuesta por la Industria 4.0

Por último, Europa pese al alto envejecimiento de la población, todavía cuanta con el talento humano difícil de encontrar para el desarrollo de la economía digital. Las empresas más innovadoras siguen identificando la falta de talento  y competencias, como uno de los principales impactos negativos en la rentabilidad del negocio y como factor clave de competitividad. España y Europa somos una de las regiones mundiales con menos problema de jóvenes universitarios ingenieros, informáticos, arquitectos, o titulados en gestión empresarial. A la vez cuenta con recursos de formación universitaria para la necesaria especialización en enseñanzas de posgrado que permitan el desarrollo de las competencias denominadas duras o especializadas, necesarias para el desarrollo de la economía digital.

El estancamiento económico de Europa indica que además de la crisis hay otros factores de competitividad global que necesitan la respuesta decidida y una actuación conjunta del gobierno y los líderes empresariales, con una inversión suficiente en investigación, universidades y educación. Pero a la vez se debe de comunicar a los ciudadanos a donde nos queremos dirigir el crecimiento necesario para que podamos acoplar nuestras competencias profesionales a las necesidades de la actividad económica.

Blog publicado desde Madrid, España Ver mapa más grande
URL de las referencias para esta entrada

Comentarios

 Descubre con ITED el poder de la transformación digital
en las empresas, productos, servicios y personas...

Empresas

ADEA
Jooble
CEDEU
itSMF
ATUC
Puertos del Estado
Avanda Consultores
Logo CECABANK
Suona Comunicación
La Salle International Graduate School
Colegio
AEC
Colegio Ingenieros Navales Y Oceanicos
ECOMT
Adif
Fundación Ingeniero Jorge Juan
FADE
Gentalia
Cámara de Navarra
El Corte Inglés
ESRI
Rosetta Stone
IDG
LIDLearning
AEDIPE

Log in